infollon_En ocasiones, la dificultad de un dirigente a tomar distancia sobre su propia circunstancia le empuja a cometer errores de cálculo que, a la larga, acaban siendo errores de calado. ¡Claro que mejor cometer errores de bulto que ser un bulto!¿Cuál es la circunstancia de Rubén Viñuales? La de un político con las narices pegadas al tablero, con peones doblados, y buscando el jaque más que el mate, o séase, que la suya es una circunstancia con movimientos precarios y con la amenaza del crono señalando el 2019. Pero como ya demostró el mítico Capablanca, los buenos jugadores siempre tienen una jugada magistral en la chistera.viñualesLanzar una ofensiva judicial contra Begoña Floria y, a la vez, amputar su grupo municipal, es una mezcla valerosa pero arriesgada y, sobre todo, improductiva a efectos electorales. Los focos apuntan a Cs pero no en la forma que le sería conveniente a Viñuales, corriendo el riesgo de que su partido a nivel local empiece a hiperventilar.Alguien que pretende aglutinar la mayoría electoral de la ciudad debería apechugar con su decisión de colocar a Beatriz Pérez la cuarta en la lista tan solo hace dos años, o, por el contrario, buscarle una salida airosa a ella y al grupo municipal. Pero Viñuales ha gestionado mal esta “circunstancia” hasta el punto de perder la supuesta categoría de jefe de la oposición y observar como la regidora no adscrita puede acabar en los seductores brazos políticos de Ballesteros. Para este asunto de la seducción política de no adscrita, ya tiene encargo de alcaldía el buen chico Villamayor, aunque le ha salido competidor en Josep Acero. Sea como fuere, mal negocio naranja.

La segunda “circunstancia” es la ofensiva judicial y mediática contra Floria por el caso de la “tarjeta black” de la EMT. No cabe duda de que llevar el tema a la fiscalía firma una acción de rigor político en la gestión pública, pero mucho me temo que en eso también hay piel de plátano, pues el borrón es por entero de Floria y no desgasta al alcalde más allá de lo manejable por él.soniaorts3

En definitiva, la más que previsible salida de Floria a corto o medio plazo no deja de ser un dolor de cabeza menos para el alcalde. El protagonismo profiláctico se lo lleva Sonia Orts más que Viñuales y Cs le habrá hecho el trabajo sucio a Ballesteros por lo que hace a la defenestración de Floria.

Deberá reflexionar más el dirigente naranja sobre su “circunstancia” y cómo gestionarla convenientemente. A Viñuales le quedan dos años con mucho camino por recorrer y, hoy por hoy, no suma nombres notables de la ciudad que le den público apoyo, no dispone de un aparato de partido que le allane el camino y no se distingue con claridad su estrategia más allá de los golpes de efecto, aprovechando oportunidades y colgándose de la marca Cs. De momento, exprime la naranja, o media naranja, a la espera de ser el Zumosol de la ciudad.

El Infollón se despide hasta después de vacaciones. Sean buenos, hagan maldades y explíquenmelas luego.

Felices vacaciones!!!

 

3 comentaris so far.

  1. apaloseco escrigué:

    Inteligente y certero este artículo, que cierra la boca a los palmeros del alcalde que critican al sr. checa por favoritismo hacia el sr. viñuales.

  2. pèrdua de facultats escrigué:

    No cuela, apaloseco. Al final le atribuye a él la decisión de Bea…y luego disimula. Y Pedro?

  3. juncosa escrigué:

    Viñuales ha perdut el control del grup i del partit. Cap dels seus se refien d’ell. Aquest noi esta molt verd encara, no dona la mida d’alcalde. Ballesteros encara millorara resultats a les proximes.

Leave a Reply